La Colección BEEP de Arte Electrónico arranca la temporada con una exposición en Reus, presencia internacional en la Bienal de Frankfurt, la producción de una pieza de Chico MacMurtrie y diversos patrocinios tecnológicos

La Colección BEEP de Arte Electrónico será la protagonista, a partir del 23 de noviembre y hasta mediados del mes de marzo del año que viene, de la exposición organizada en colaboración con el Museo del Raval de Reus (Barcelona) que mostrará una de las colecciones de Arte Tecnológico más relevantes de Europa y la primera colección en España especializada en el Arte vinculado a la Ciencia y la Tecnología. Gracias a esta muestra, comisariada por Roberta Bosco, que se dividirá en tres propuestas rotantes, será la primera ocasión en que la Colección se exhiba en su totalidad.

La Colección parte de trabajos artísticos pioneros en el campo del Arte Electrónico y computacional como son las obras de Cordeiro, Lugán y Balart, generando un recorrido único hasta las últimas producciones de creadores más jóvenes como Marcela Armas, Paolo Cirio, Andrés Pachón o Manu Arregui; entremezclado todo ello con obras de artistas consagrados como Rafael Lozano-Hemmer, Christa Sommerer & Laurent Mignonneau, Daniel Canogar o Charles Sandinson. En total, un corpus de más de 40 piezas que abarcan todo lo que ha sucedido y está sucediendo en este nuevo medio de expresión vinculado a las tecnologías de la información.

Asimismo, y como claro referente internacional en su sector, la Colección BEEP será la colección invitada en la próxima edición de la Biennial of the Moving Image que se celebrará en Frankfurt del 28 noviembre al 3 diciembre. Seis obras han sido seleccionadas que reflejan el carácter internacional de la Colección:

“Natura Morte”, Charles Sandinson.

“Redundant Assaembly”, Lozano-Hemmer Rafael.

“The perpetual Storytelling Apparatus”, Julius Von Bismarck y Benjamín Maus.

“Gust” (2016), Daniel Canogar.

“Michael Rogers”, Paolo Cirio.

“Perec bajando una escalera”, Eugenio Ampudia.

Igualmente, durante la feria, se presentará al público la obra del artista, físico y científico británico Paul Friedlander, conocido por sus esculturas cinéticas de luz, producida en los laboratorios de Eurecat (Centro Tecnológico de Cataluña) fruto de la primera convocatoria del Programa ATA para la creación y formación artística con tecnologías avanzadas convocada por la Colección y la New Art Foundation.

Aparte del programa de formación, investigación y producción ATA, la Colección trabaja en la producción directa de obras y, en la actualidad, está desarrollando una nueva producción con el artista estadounidense Chico MacMurtrie que pasará a formar parte de la Colección. Se trata de la escultura robótica “Border Crossers”, una poética pieza que invita al público a replantearse la noción de las fronteras en un mundo globalizado. Si bien la tecnología se utiliza en la actualidad para superar barreras económicas y culturales, también está siendo usada para mantener y reforzar barreras físicas. Con este proyecto, MacMurtrie, se sirve de la tecnología como una herramienta en positivo para ir más allá de estas barreras, cuestionarlas y crear una obra simbólica y trascendente sobre la noción de lo que consiste hoy día una frontera.

Con este mecenazgo tecnológico, la Colección mantiene y afianza uno de sus ejes fundamentales de actuación, trabajando de la mano con los artistas en el apoyo de sus producciones más transgresoras y punteras. Porque coleccionar ya no es meramente atesorar sino promover la exhibición y accesibilidad del arte en la era de lo intangible.

Debido a esta filosofía de apoyo al Arte desde la base, la Colección BEEP se encuentra detrás de la creación de varios programas paralelos de patrocinio tecnológico como la obra La Venezia che non si vede (La Venecia que no se ve) del reconocido artista Antoni Abad en el Pabellón Catalán de la Bienal de Venecia. En esta pieza, el artista propone al visitante un recorrido multisensorial a partir de la percepción de una Venecia inédita y desconocida, aquella vivida por los invidentes y que contrasta y aporta un nuevo prisma de la realidad en una Bienal de Venecia dedicada a las artes visuales. Para llevar a cabo este proyecto, Abad trabajó durante meses grabando 1100 mensajes, en continuo aumento, de estas personas que carecen de la capacidad de visión y cuyo resultado se puede escuchar a través de la aplicación Blind Wiki. La Bienal, que puede visitarse hasta el próximo 26 de noviembre, se convierte así en el campamento base de esta nueva cartografía veneciana donde el público puede descargarse la app, descansar, reunir información, ver un documental y apuntarse a los tours guiados por invidentes.

La Colección complementa este otoño expositivo con la colaboración con el Convent de les arts d’Alcover donde una sala se ha destinado a exponer la Colección, por lo que una pieza será seleccionada cada dos meses para ser exhibida en este nuevo Centro de Arte, un nuevo foco dinámico en la región del Camp de Tarragona. “Gust” de Daniel Canogar ha iniciado este ciclo al que le seguirán “Expanded Eye” de Anaisa Franco y “Luci, Sin Nombre y Sin Memoria” de Josep Manuel Berenguer.

Más información:

Marta Lorenzo

marta@laagencia.org

Deja un comentario