¡Viva el paro!

Libres Para Siempre
“¡Viva el paro!”, 1998.

Caja de luz, 90 x 120 cm.

Realizada para la exposición Pinturas paranormales en la galería Doble Espacio de Madrid en el año 1998. Doble Espacio era una galería dedicada al arte múltiple en la que el colectivo presentó un catálogo digital, del que esta pieza formó parte, junto a pintura al precio de arte múltiple, es decir barata:

“El colectivo ofrece la obra original más barata que la múltiple porque le cuesta menos dinero la producción manual que la mecánica. Al final el grupo financia su obra reproductible gracias a la que no lo es y pierde así la plusvalía de la que disfrutan las obras únicas realizadas a mano. Esta honestidad con el comprador deja en evidencia la hipócrita postura del mercado artístico alternativo de obra múltiple que ofrece sus obras más baratas, siempre a costa del artista que suele ser quién financia sus múltiples, haciendo creer sin embargo al público que el menor coste de la pieza radica en no ser única.”

El arte múltiple de LPS siempre reflejaba el momento tecnológico en que el grupo se hallaba. Había en todo esto una cierta preocupación (vanguardista) de relacionar el arte con los modelos tecnológicos de cada tiempo. Ellos llamaban versiones avanzadas de la pintura: Pintura avanzada.

Este camino hacía la Pintura avanzada se realizó de la mano de varios programas; uno fue Animator Pro, un programa de animación lanzado en 1989 por Autodesk, con licencia de Yost Group; Ani Pro fue creado por Peter Kennard, Gary Yost y Jim Ken, arrancaba en MSDOS, con una paleta de 256 colores, cuyo formato nativo era FLI o FLC. En el año 1995 LPS cedió obras de creación electrónica realizadas con Animator Pro para el programa Pandora de Simon Birrel, en donde se creó un museo digital, un espacio digital ilusorio en el que se expusieron de forma convencional dichas obras.

En el año 1996 en Ciberchic (Cruce), fotografías de la pantalla del ordenador aparecen al lado de las animaciones realizadas en Animator Pro junto a mundos virtuales creados con el programa ruso Virtual Home Space Builder (VHSB). Se trasladó el estudio a la sala donde se editaron algunos vídeos y el público estuvo en contacto con los artistas y pudo observar su método de trabajo.

No hay nadie (Art Futura, 1997), lonas de plástico impresas por inyección mecánica se confrontan con entornos de realidad virtual que se podían ver en el interior de la instalación. Estos entornos fueron creados con Virtual Home Space Builder (VHSB) un programa que permitía crear espacios domésticos 3D para la novedosa red integrando texto, imágenes digitales, animaciones, video digital, sonido e hyperlynks; y con un renderizado rápido se visualizaba el mundo creado en tiempo real.

Viva el paro, en forma de caja de luz, aprovecha todos estos recursos digitales adquiridos por el grupo, en un momento de crisis en la sociedad española, en la que ante un paro brutal lo mejor que podían hacer era seguir pintando: ¡VIVA EL PARO! HIP HIP HOORAY LONG LIVE UNEMPLOYMENT!

Depósito Colección LaAgencia.