Éxito rotundo de la Colección BEEP en Ars Electronica

El pasado 10 de septiembre finalizaba en Linz la cita anual con el arte tecnológico más puntero materializada en el festival internacional Ars Electronica. Una ocasión que ha reunido a 1.357 artistas, científicos, teóricos y activistas de 54 países que han generado 615 eventos y propuestas, vistas por 105.000 personas que han acudido, así como 402 periodistas de 40 países. Sin lugar a dudas, el hecho de que la Colección BEEP haya sido la invitada este año supone la consolidación de una de las colecciones más destacadas a nivel nacional dedicada exclusivamente al arte de nuevos medios.

La propuesta que la Colección ha llevado a Austria ha sido reconocida por el director del festival, Martin Honzik, la comisaria de Gallery Spaces, Christl Baur, así como por Gerfried Stocker y Christine Schöpf, co-directores de Ars Electronica. Un apoyo a la gran labor de coleccionismo, mecenazgo, producción e investigación que durante más de 15 años la Colección viene desempeñando y cuyo éxito ha sido refrendado siendo invitada de nuevo a participar en la próxima edición de Ars Electronica 2019. Aquí puede verse un vídeo resumen de lo mejor de Ars Electronica 2018.

La Colección BEEP es sinónimo de caso de éxito en el sector por apostar por estrategias de investigación y producción siempre del lado de la comunidad de arte tecnológico, y no meramente como compradores de piezas para aumentar sus fondos. Ejemplo de ello es la obra “Tycho; Test One” del artista británico Paul Friedlander que pudo verse durante el festival junto a otras piezas de la Colección de nombres de la talla de Daniel Canogar, Julius Von Bismarck y Benjamin Maus o Eugenio Ampudia.

La singularidad del último trabajo de Friedlander radica en la investigación que el artista ha realizado en los laboratorios de Eurecat (Centro Tecnológico de Cataluña dedicado primordialmente a las actividades de investigación, desarrollo e innovación en los ámbitos de la comunicación, las nuevas tecnologías y materiales) como ganador de la primera convocatoria del Programa ATA para la creación y formación artística con tecnologías avanzadas. Fruto de ella, Friendlander ha incorporado a su obra un cemento lumínico, un nuevo material desarrollado por Eurecat para Escofet, que permite hacer de la luz una materia maleable y flexible que pueda adquirir cualquier forma y volumen. Friedlander es licenciado en física y matemáticas por la Universidad de Sussex y ha expuesto en su extensa trayectoria artística en 3 continentes y 12 países. “Tycho; Test One” ha podido verse en Rebuild Expo Barcelona (26-28 septiembre), feria de tres días de duración que proporciona una plataforma única de innovación para dinamizar el sector de la rehabilitación, la reforma y la eficiencia energética.

El programa ATA, que convoca la Colección y la New Art Foundation, tiene como objetivo conectar a artistas, científicos y tecnólogos para que converjan el método científico con el método artístico generando nuevas líneas de conocimiento que culminen con el desarrollo de una obra de arte.

La presencia de la Colección BEEP en Ars Electronica se completó con una visita guiada para expertos y dos mesas redondas en las que participó, junto a expertos internacionales, el director de la Colección Vicente Matallana. En la conversación en torno a la situación menos pujante del mercado de arte tecnológico frente al mercado del arte contemporáneo global, Matallana puso sobre la mesa datos sintomáticos para la positividad de todos los agentes que participan del mercado de arte de nuevos medios tomando como referente la alta participación de galerías en las últimas convocatorias del Premio BEEP de Arte Electrónico que BEEP convoca todos los años en la feria ARCOmadrid.

En relación a la conservación de piezas de naturaleza tecnológica, se expuso el caso de estudio de Electronic Timing” (27 octubre 2016 – 3 marzo 2017, Universitat Politècnica de València).  Este proyecto consistía en un ejercicio expositivo que ofrecía la Colección para su análisis e investigación dentro del ámbito de la Universidad pública. El aspecto más importante de la muestra fue el hecho de que los estudiantes y el profesorado de la universidad trabajaron directamente en el montaje, documentación y preservación de las obras, elaborando protocolos para la preservación así como fichas de mantenimiento. Una información relevante tanto para los investigadores como los gestores culturales ofreciendo un conocimiento en profundidad de las obras y la posibilidad de la re-exposición de la colección en otras instituciones. Este programa se encuadra dentro de los esfuerzos de responsabilidad social corporativa de la Colección BEEP, dando a los alumnos de la Universidad pública la oportunidad de trabajar con casos reales.

Más información:

Marta Lorenzo
marta@laagencia.org

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.