Face to Face II de Anthony McCall en una singular colaboración con Mark Fell en la VII edición del Festival Eufònic de Terres de L´Ebre (Tarragona) y la Colección BEEP como ejemplo de coleccionismo privado de arte tecnológico

La obra perteneciente a la Colección BEEP, Face to Face II, del artista británico Anthony McCall podrá verse en Lo Pati Centre d’Art Terres de l’Ebre (Amposta, Tarragona), una de las sedes del festival Eufònic 2018, desde el próximo 25 de agosto y hasta el 16 de septiembre.

La pieza, una vídeo instalación formada por dos proyecciones de luz en sendas pantallas que requiere la presencia del público para tomar vida, será presentada en dos formatos: uno original silencioso y otro, en horas convenidas, con la composición generativa octofónica, Slicing a Torus, del artista Mark Fell. La propuesta ha sido comisariada por Arnau Horta, comisario independiente e investigador de las prácticas contemporáneas del arte sonoro.

Face to Face II de Anthony McCall y Slicing a Torus de Mark Fell son dos obras autónomas e independientes, una visual y la otra sonora, que se despliegan en un mismo espacio, activándolo de manera simultánea. A través de un diálogo permanente, ambas obras confluyen en una experiencia fenomenológica expandida que los visitantes pueden modificar a través de sus movimientos.

Face to Face II es una instalación de “luz sólida”, un recurso que Anthony McCall inauguró en 1973 con Line Describing a Cone y que actualmente sigue desarrollando con herramientas digitales. Siguiendo el mismo principio conceptual de las obras de cine expandido realizadas por McCall en la década de los setenta, esta instalación examina las posibilidades escultóricas de la luz a través de una serie de líneas en movimiento proyectadas sobre dos pantallas. A través de la niebla artificial que llena la sala, las líneas proyectadas adquieren la forma de una serie de volumetrías luminosas con las que los visitantes pueden interactuar libremente.

El título de la obra de McCall hace referencia a la disposición de los diversos elementos en el espacio y al hecho de que ambas pantallas están situadas una frente a la otra. Cada uno de los dos proyectores, situados en las esquinas, se orienta hacia la pantalla situada en el otro extremo. Entre una pantalla y la otra la experiencia es intersubjetiva, es decir que los movimientos de una persona y su interacción con las formas de luz tridimensionales sirven para crear su propia vivencia de la obra y, a su vez, modifican la del resto de visitantes. En los dos extremos de la sala, en cambio, las líneas retro-proyectadas aparecen en el reverso de la pantallas en su forma bidimensional original y los visitantes permanecen en una posición de espectadores pasivos.

Ocupando un espacio entre la escultura, el cine y el dibujo, la importancia histórica de la obra de Anthony McCall ha sido reconocida internacionalmente en exposiciones como On Line, MoMA, Museum of Modern Art, Nueva York, 2010-2011); La geometría de la 1920s/1970s Motion (MoMA- Museo de Arte Moderno de Nueva York, 2008), El Efecto Cine: Ilusión, realidad y la imagen proyectada (Museo Hirshhorn, Washington DC, 2008), Más Allá del Cine: el arte de la proyección (Hamburger Bahnhof, Berlín, 2.007-2.006); El ojo Ampliado (Kunsthaus de Zurich, 2006); La pantalla ampliada: Acciones e instalaciones de los años sesenta y setenta (Museum Moderner Kunst, Viena, 2004-2003) o La imagen proyectada en el arte de América 1964-1977 (Museo Whitney de Arte Americano, Nueva York, 2001-2002).

El trabajo de McCall también ha sido exhibido en, entre otros: Adam Art Gallery, Wellington, 2010; Hangar Bicocca, Milán, 2009; Moderna Museet, Estocolmo, 2009; Serpentine Gallery, Londres, 2008-2007, Museo de Rochechouart, 2007; Institut d ‘Arte Contemporáneo, Villeurbanne, 2006; Centro Pompidou, París, 2004; y Tate Britain, Londres, 2004.

Su obra está representada en numerosas colecciones, incluyendo, entre otros: Tate, Londres, el MoMA, Museum of Modern Art, Nueva York, Museum für Moderne Kunst, Frankfurt, MACBA, Museu d’Art Contemporani de Barcelona, Museo Whitney de Arte Americano, Nueva York, SFMoMA-San Francisco Museum of Modern Art, Museo Nacional de arte moderno Centro Georges Pompidou, París; Moderna Museet, Estocolmo, y el Hirshhorn, Washington DC.

Face to Face II se presenta en yuxtaposición a la obra que Mark Fell ha creado especialmente para la ocasión, titulada Slicing a Torus. Esta composición generativa para ocho altavoces reproduce el sonido de sesenta cuatro osciladores que modifican su afinación según la numeración obtenida a través de un algoritmo que reproduce la acción de realizar “secciones” sucesivas en un toro (o lo que vulgarmente llama “forma de donut”). Tal como sucede con la obra de McCall, las pantallas contribuyen a crear diversas áreas dentro del espacio. El resultado es una geografía sonora que se transforma continuamente, al igual que las formas de luz con las que comparte tiempo y espacio. La composición multicanal de Fell también invita a los visitantes a transitar el espacio y a escuchar desde distintos puntos de la sala, construyendo de esta manera su propia experiencia en movimiento de la pieza.

Además de compartir su carácter inmersivo e interactivo, Face to Face II y Slicing a Torus también tienen en común una exploración de la geometría que, tal y como propone Fell, quizás deberíamos llamar “transdimensional”. Ambas obras parten o basan parte de su planteamiento en una forma bidimensional (las líneas proyectadas en el caso de McCall, o las secciones del toro transformadas en información numérica en el de Fell) para dar lugar, en cada caso, a un espacio plenamente tridimensional. En el interior de la galería, estos dos espacios tridimensionales confluyen y colapsan en un tercero que, de alguna modo, parecería pertenecer a un régimen geométrico fantasmal donde nuestro cuerpo se sitúa a medio camino o por encima de la experiencia sonora y visual; entre la bidimensionalidad y la tridimensionalidad o más allá de la una y la otra.

Eufònic es un festival alrededor de las artes sonoras y visuales, que eclosiona en cuatro días que tienen como centro de acción Sant Carles de la Ràpita, pero que se expande con instalaciones artísticas por diversos espacios de Terres de l’Ebre: Amposta, Miravet, Tortosa y Ulldecona. Eufònic es un festival que acoge artes excepcionales en su más amplia acepción: actuaciones audiovisuales, talleres, instalaciones en espacios museísticos, acciones sonoras y conciertos en espacios singulares.

La quinta edición de Eufònic Urbà, extensión urbana del festival en Barcelona, se celebró en Arts Santa Mònica (Barcelona) los días 2 y 3 de febrero de 2018 con una selección de algunas de las mejores actuaciones audiovisuales y propuestas experimentales que pasaron por la edición originaria de Eufònic.

Por otro lado, la Colección BEEP será uno de los ejemplos de coleccionismo privado de arte tecnológico que el historiador y gestor cultural Jaume Reus, exdirector del Arts Santa Mònica, pondrá de relieve en el taller que impartirá el 19 y 20 de junio en la Fundación César Manrique (Arrecife, Lanzarote).

Bajo el título Artes digitales hoy, más que interactividad este taller abordará algunas de las interacciones entre las artes, la ciencia y la tecnología en la creación actual a partir del comentario de obras y trayectorias de destacados creadores a nivel nacional e internacional: Hito Steyerl, Joan Fontcuberta, Antoni Muntadas y Daniel Canogar, entre otros.

Las artes digitales, entendidas en un sentido amplio y en el marco de la cultura digital contemporánea, se transforman en artes transdisciplinares que desbordan categorías como las de Net Art o New Media Art, incluyendo diferentes corrientes de estas prácticas artísticas como el ciberfeminismo, la robótica y sus vínculos con la vida y la inteligencia artificial.

Más información:

Marta Lorenzo
marta@laagencia.org

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.